LA MEDIDA DE LAS COSAS

 

INICIO                         MINIATURAS Y COLOSOS                       DEDO                  MANO                  BRAZO                 CUERPO                   GRANDE                 COLOSAL

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                    contacto

 

 

 

OBJETOS DE TAMAÑO DE MANO (extractos)

 

El tamaño de mano sugiere toda una tipología de objetos en los cuales su denominador común será, de manera literal, su manejabilidad y su capacidad de ser manipulados. El palmo, estimado habitualmente en unos 20 cm, sería su tamaño promedio.

 

La Venus de Willendorf es uno de los objetos escultóricos más antiguos y el más famoso de los de tamaño de mano. mide 11,1 cm de altura y su datación oscila alrededor de los 24.000 años de antigüedad. Este origen tan remoto nos indica que es uno de los ejemplares más antiguo de una numerosa colección de estatuillas femeninas similares encontradas en zonas muy diversas.

La Venus Dolni Vestonice, tan antigua como la de Willendorf,  tiene exactamente su misma altura. Es difícil creer en las casualidades en este contexto. Parece más sencillo y lógico suponer que a estas venus  se les confirió este tamaño precisamente para poder ser manipuladas y transportadas fácilmente con la mano.  De hecho, no unicamente estos dos ejemplares sino que buena parte de las otras venus paleolíticas y posteriores, tienen tamaño de mano. Sus reducidas medidas, el tipo de material y  la presencia de un dispositivo de suspensión en varias de ellas, constituyen elementos suficientes como para sustentar la hipótesis de que fueron concebidas ante todo como un aderezo u ornamento corporal.

 

el tamaño de las venus

sugiere

su transportabilidad

 

La forma inestable de estas figuras, con muy poca base en su zona inferior, también apunta a su dependencia del cuerpo humano ya que difícilmente se podrían sostener en pie por sí mismas.

Es extraordinario constatar que este tamaño se haya mantenido a través de los tiempos, a pesar de las muchas variantes culturales y geográficas. No únicamente las venus paleolíticas tienen estas medidas de alrededor de los 12 cm., sino que figurillas mucho más modernas también tienen unos 12 cm. (...)

 

TAMAÑO DE MANO Y ERGONOMIA

Un dato aún más significativo sobre el tamaño de mano es la coincidencia de medidas entre las Venus de Willendorf y la del Dolni Vestonice, con   los teléfonos móviles actuales…

¿Qué pueden tener en común estos dos objetos para que guarden esta similitud de tamaño y proporciones?

A pesar de los milenios que separa un tipo de objeto del otro (entre 25.000 y 30.000 años) y a pesar de la profunda disparidad de tecnologías en su realización y de su diferencia de funciones, ambos son objetos utilizados por el cuerpo humano. Ambos se manipulan con la articulación de la muñeca y las de los dedos.

Sus medidas, por tanto, dependen del tamaño de la mano humana, cuyas dimensiones pueden haber variado algo en todos estos milenios, pero no lo suficiente como para provocar cambios significativos en ellos. (...)

 

 

 

TAMAÑO DE MANO Y DISEÑO INDUSTRIAL

Evolucionando a partir de distintas funciones iniciales (agenda, móvil, reproductor de música, etc.), parece que las diversas compañías (blackberry, palm, etc.) hayan ido añadiendo prestaciones a sus productos, hasta llegar a unos objetos complejos y versátiles, los smartphone. todos ellos convergen en un tipo de forma rectangular, redondeada y que cabe en la palma de la mano (palm!!). Sus medidas, por tanto, no pueden rebasar la capacidad de agarre de una mano estándar.

De hecho, los cánones antropométricos recomendarían diseñar para el percentil 5º,  es decir que incluso aquellas personas con manos pequeñas pudieran cogerlo cómodamente.

 

existe una similitud de medidas

en los objetos que hay que manipular

con la mano y con los dedos

 

De esta manera se observa una convergencia de medidas en todos aquellos objetos que, sostenidos por la mano, requieren una manipulación afinada y precisa. ninguno de ellos supera los 12 cm de altura, mientras que la anchura, situada en 6,2 cm en el iphone, presenta ya ciertas dificultades a las personas de manos muy pequeñas.

 

 

TAMAÑO DE MANO Y OBJETO CORPORAL

Con el móvil se establece un vínculo muy intenso y personal, incluso podríamos hablar de una cierta dependencia. Nos intranquilizamos de manera casi supersticiosa cuando lo perdemos de vista, como si nos faltara algo realmente esencial, como si fuera una parte de nosotros mismos. La cercanía del objeto nos tranquiliza. Tanto para los seres humanos del paleolítico, con sus diosas de mano muy cercanas al cuerpo, como para los individuos del siglo XXI, con su móvil como nuevo talismán, la cercanía del objeto proporciona una mayor seguridad. (...)

 

 el móvil actúa como un moderno talismán

 

El teléfono móvil forma parte de los objetos corporales de uso, aquéllos que llevamos sobre nuestro cuerpo y que van con nosotros al movernos, desplazarnos y realizar cualquier actividad.

En su elección participa toda una serie de factores diferentes (significativos, de proyección personal y de moda), que son los que deciden finalmente la compra. Actúan, aquí también, aquellos aspectos de identificación que se mencionó anteriormente relacionado con las joyas (...)

 

también los móviles y otros objetos

corporales tienen el carácter de

identificación personal

 

TAMAÑO DE MANO Y MANIPULACIÓN

Si volvemos a considerar el conjunto de los objetos de tamaño de mano en general, observaremos que suelen ser utensilios y herramientas de unos pocos centímetros, pensados para ser manipulados.

Su esencia formal viene dictada por el movimiento de los dedos, de la mano y de la muñeca. La mano que los coge, los traslada, los presiona, los utiliza y los deja, imprime su influencia, tanto en su forma como en sus dimensiones. Tal dependencia corporal no es sólo física sino que tiene implicaciones más profundas. Ya en el siglo XIX, Ernst Kapp establecía que los instrumentos creados por el ser humano desempeñaban las funciones de las extremidades corporales, substituyéndolas y reforzándolas. Así el puño era sustituido por el hacha de mano que proporcionaba una mayor dureza y fuerza para golpear. Las uñas, frágiles, eran substituidas por el palo afilado de excavar y la paleta. La lanza, a su vez, ampliaba el alcance del brazo (...)

 

los objetos de manipulación actúan

como dobles y sustitutos de la mano,

reforzando y ampliando sus capacidades.

 

TAMAÑO DE MANO Y PERCEPCIÓN

No obstante, hemos descuidado hasta ahora lo que ocurre con la vista. en este ámbito dimensional de la mano (7-8 cm / 18-20 cm) los objetos son aún lo suficientemente pequeños como para obligarnos a una mirada lejana (aquella que guarda una distancia con el objeto de un mínimo de tres veces su dimensión mayor).

Cuando miramos objetos de este nuevo tipo de tamaño todavía los vemos  con mucho fondo. No podemos acercarnos lo suficiente como para que su proyección sobre el globo ocular abarque toda la retina, sino que sólo ocuparán una porción discreta, entrando en su percepción muchos otros elementos del entorno. A pesar de ello, la visión y comprensión de sus detalles es excelente. Todo ello significa que, aún no pudiendo aislar visualmente el objeto, nos permite, en cambio, una visión más amplia de él. Se favorece así la relación y comparación con los demás elementos que comparten el mismo campo visual, brindando una mayor oportunidad de reflexión comparativa sobre el objeto.

 

la mirada lejana favorece la relación

y comparación

entre piezas cercanas

 

Durante un proceso de creación largo, a menudo se necesita desarrollar una serie de maquetas, de piezas tridimensionales, que son aproximaciones parciales a aquello que se tiene en mente. Al observarlas conjuntamente y abarcarlas con el cono visual de la mirada lejana, se puede comparar los resultados entre sí y evaluar cada aportación más fácilmente.  Vemos una pieza en concreto y, al mismo tiempo, visualizamos de manera periférica el conjunto de ellas. Percibimos simultáneamente lo individual y singular que tiene cada pieza y también lo colectivo, todo aquello que tienen en común.

Esto es lo que ocurre con las pequeñas esculturas de Oteiza pertenecientes al laboratorio de tizas. (...)

 

TAMAÑO DE MANO Y ESCULTURA

Las piezas minúsculas le permiten a Oteiza explorar, de manera bastante exhaustiva, las posibilidades de un determinado concepto, para después seleccionar a partir de aquí aquellas configuraciones más satisfactorias. Es como si, en estado diminuto y en yeso, aún no fueran esculturas y fueran solamente ideas formalizadas con un mínimo de materia.

 

el tamaño reducido permite

experimentar sin trabas y

con pocos costos de tiempo y trabajo,

siguiendo un planteamiento

analítico y riguroso

 

El tamaño pequeño permite la creación de una especie de “limbo dimensional”, en donde se unen la facilidad de manipulación y el poco coste económico. En esta dimensión la creación es casi un juego liberador. Por ello es un recurso salvador en los momentos de crisis y de cambio en la trayectoria de muchos artistas. Se han aprovechado de estas cualidades infinidad de creadores, entre ellos Jaques Lipchitz y Picasso (...)

 

 

 

TAMAÑO DE MANO Y EGIPTO

Vamos a retomar ahora el fascinante mundo de las figurillas femeninas de tamaño de mano. Existe un tipo, no tan antiguas como las venus, pero también bastante remotas en el tiempo, que tiene un carácter muy diferente a estas últimas. Se trata de los ushebtis egipcios o servidores funerarios.

Su objetivo era reproducir en miniatura los servidores que tenía el difunto en vida. Se supone que tenían que realizar cualquier tipo de trabajo necesario para la subsistencia del muerto en el otro mundo. No se crearon ni para ser vistos ni para ser manipulados, sino para acompañar al difunto en su viaje al otro mundo.

En el pensamiento mágico espiritual de Egipto, a menudo lo diminuto en tamaño va de la mano de la cantidad. Se trata, en su origen, de una  estrategia para conseguir la inmortalidad; si la momia embalsamada no consigue atravesar las barreras hacia el Más Allá y se produce su destrucción física,  se tenía que disponer de unos sustitutos para alojar el alma del difunto. Su reproducción en miniatura, en piedra u otros materiales, aseguraba este nuevo hogar para el alma del difunto. Una gran cantidad de ushebtis aseguraban la probabilidad de que alguna de ellas sobreviviera para poder cumplir su función. (...)